¡A mis hijos los educo yo!

Madre no hay más que una, afirma Rocío, embarazada de su octavo hijo.

Reinvindico mi pleno derecho a ser la única madre de mis hijos. No se me puede negar ese derecho sólo porque en mi familia los niños tengan pene y las niñas vulva. Por verlo así no odiamos a nadie que piense de otra manera...

Ni el Estado, ni ninguna organización, ni la sociedad se hace cargo de ellos a diario ¿y queréis que os ceda sus mentes?

Yo los amo, vosotros no. Y es por eso que soy la más indicada para educarlos a respetar a los demás, pero ojo también a que los respeten a ellos.

Nadie, repito, nadie tiene más derecho sobre ellos que nosotros, sus padres ¿o acaso has venido tú por las noches cuando lloraba? ¿quizás te has preocupado tú de su alimentación? ¿o has hablado largas horas con alguno de ellos para consolarlos en sus miedos? ¿tal vez te has pasado incalculables minutos de tu vida ayudándolos con los deberes?

No sé, no te he visto nunca por casa, ¿y pretendes que te conceda el privilegio de convertirlos en lo que visualizas de lo correcto o incorrecto?

¡Perdona! Me ha costado muchas noches despierta, muchas privaciones económicas, mucho sufrimiento, mucho tiempo de mi libertad, como para que venga nadie a llevarse su conciencia...

Y es que estoy hartica de que usen a los niños para crear discordia entre los adultos. Búscate tu propia familia y deja a la mía un poquito en paz.

SI YO LO GESTO, YO LO PARO Y YO LO CRÍO..., YO LO EDUCO

Rocío Galian

 Luis y Rocío viven en Zarandona junto a sus seis hijos y una hija, y el octavo viene ya en camino.

Luis y Rocío viven en Zarandona junto a sus seis hijos y una hija, y el octavo viene ya en camino.